jueves, 11 de febrero de 2010

EL VII Premio Paco Apaolaza de Periodismo Taurino queda desierto

Nota de Prensa:

San Sebastián, 11 de febrero de 2010. El jurado del Premio Periodístico Paco Apaolaza- Fundación Cruzcampo ha decidido tras una reunión deliberativa que la séptima edición del galardón quedará desierta. A la vista de los artículos presentados a concurso, los miembros del jurado han acordado que ninguno de los trabajos “reunía las condiciones necesarias para ser premiado”.

El jurado del galardón aprovecha para informar de que queda abierta la octava convocatoria del premio, que finaliza el 31 de diciembre de 2010. Están convocados todos aquellos autores de artículos periodísticos de temática taurina que quieran optar al galardón, dotado con 4.500 euros donados por la Fundación Cruzcampo y un trofeo del Excmo. Ayuntamiento de San Sebastián.

El premio recuerda la figura del crítico taurino y periodista donostiarra Paco Apaolaza, fallecido en 1998. El escritor dedicó gran parte de su vida a la crónica, un ámbito en el que desarrolló un estilo muy personal con un ritmo propio basado en la historia de cada tarde, en la titulación y el relato ingeniosos y, sobre todo, una visión privilegiada del toro.

Por encima de los intereses del sistema y de la decadencia manifiesta de la fiesta, Apaolaza supo combinar un verbo preciso y ameno, la valoración sincera y el compromiso con la defensa del toro, el protagonista necesario del espectáculo que quedó relegado a un segundo plano tras los intereses mercantilistas. La integridad del toro fue uno de los baluartes por los que luchó Paco Apaolaza, además de la crianza y mantenimiento de la afición a los toros en San Sebastián desde que se derribara la antigua plaza de toros de El Chofre en 1974.

Ninguna de esas dos banderas fueron fáciles de defender, pero supusieron parte importante del ‘leit motiv’ y el universo literario de Apaolaza, que se destiló en otros artículos periodísticos y en sus columnas de Plaza de Guipúzcoa, en las que retrataba su visión más subjetiva de San Sebastián, la ciudad en la que se desarrollaban sus escenarios literarios como un pequeño ‘macondo’ al borde del Cantábrico.

Paco Apaolaza fue, por encima de todo, un hombre universal, que supo disfrutar de la fiesta de los toros y de sus amistades por toda España. Fuera del circuito del norte taurino, se le podía ver en las Fallas de Valencia, en Castellón, en San Isidro... Aunque sus favoritas por encima de todas fueran dos ferias de las que disfrutó e hizo disfrutar a sus lectores: San Fermín y la Feria de Abril.

En esas coordenadas se movió un trabajo de excelencia y pasión que se extinguió con su desaparición, pero que siguió latiendo en el recuerdo de sus compañeros y sus admiradores. Con el inestimable apoyo de la Fundación Cruzcampo y el Excmo. Ayuntamiento de San Sebastián, sus amigos quisieron honrar su memoria con este galardón que quiere fomentar la visión cultural de la fiesta con la promoción de la labor periodística y literaria. Esa es la razón de que premie anualmente artículos que reúnan en sus líneas la defensa de la integridad del toro con la belleza literaria y el estilo periodístico.

El jurado les anima, por tanto a que desarrollen sus trabajos en esta línea y los envíen antes del 31 de diciembre.

2 comentarios:

Chapu Apaolaza 36.32 N / 6.18 O dijo...

Te agradecemos la difusión, Martín.

Anónimo dijo...

¡Pobre Domingo Delgado de la Cámara! El hombre lo había intentado con ese artículo dedicado al viejo Chofre y escrito en la última semana de diciembre de 2009. No todos los jurados son como el de Lamarca.
Anónimo pero no veneciano