domingo, 21 de febrero de 2010

Pachanga -salto de la rana incluido- en Vistalegre

Con una entrada paupérrima -unas 4.000 personas de las más de cinco millones que residen en el área metropolitana de Madrid- se celebró el festejo de los mediáticos en esa especie de feria de invierno intragable que se han montado Molés y Choperita en Vistalegre.

Si el planteamiento era penoso la ejecución es peor, pues se basa en la neotauromaquia del todo vale, con reses tullidas de escasa presencia, ninguneo de la suerte de varas y ese toreo despegado y destajista en el que prima la cantidad sobre la calidad. Se exceptúa, por lo leído, algún detalle de Leandro.

No estuve en el festejo ni lo vi por televisión, afortunadamente, pero he leído esta mañana algunas impresiones y crónicas que me dan una visión global de eso que pretendía ser un festejo taurino y devino en suplicio para quienes lo presenciaron. Entre otras, destaco a bote pronto las siguientes:
Que cada cual saque sus conclusiones. La fotografía es de Juan Pelegrín y está publicada en las-ventas.com

No hay comentarios: